Jornada de Reflexión: 6 de Mayo de 2006

"Presencia pública en la sociedad actual del laicado asociado"

Nota de Prensa:

El sábado 6 de mayo de 2006 se celebró, en el colegio San Agustín de Madrid, la Jornada anual de Reflexión del Foro de Laicos, con la participación de treinta Movimientos y Asociaciones integrantes del mismo y la asistencia de setenta personas. 

Tras la oración inicial, D. Antonio Cartagena, Director del Secretariado de la CEAS y Consiliario del Foro, dirigió unas palabras a los asistentes, invitándonos  a sacar buen provecho de la Jornada  e indicando que la presencia de los cristianos en la vida pública no puede hacerse como una ideología, sino con la finalidad de anunciar a Jesucristo, anuncio que es liberador, debiendo ser una presencia que nos ayude a  crecer en comunión y con un carácter permanente. Tras estas palabras hubo de abandonar el encuentro debido a un compromiso ineludible. El presidente del Foro, D. Juan José Rodríguez, también pronunció unas palabras de bienvenida y agradecimiento por las muestras de cariño recibidas con motivo de la lesión producida en el brazo con ocasión de una caída. Excusó la presencia de monseñor D. Francisco Cases, Obispo responsable del Foro, por tener tareas en su Diócesis, y nos transmitió un afectuoso saludo de su parte.

La ponencia, con el título "Presencia pública en la sociedad actual del laicado asociado" fue impartida por D. Pedro Escartín Celaya, Vicario General de Barbastro. En ella, tras analizar el carácter connatural con el ser de la Iglesia de la presencia pública y los diversos sujetos que intervienen en el ejercicio de la misma, terminó destacando la importancia del talante sinodal y proponiendo las siguientes conclusiones como ayuda para avanzar en la práctica de la presencia pública:

  • Incrementar la conciencia de que la presencia pública de la Iglesia es connatural con la vivencia de la fe.
  •  La confesión cordial, agradecida  e íntegra de la fe católica como fundamento de la presencia.
  •  El carácter privilegiado de los laicos como sujetos de esa presencia.
  • La certeza de que, dado el carácter relativo y coyuntural de los análisis de la realidad, ninguna presencia o mediación concreta puede ser absolutizada y proponerse como obligatoria para todos.
  • Para que la  presencia de los cristianos introduzca en el mundo la sorprendente novedad del Evangelio , terminó diciendo, es preciso:
    • Que sea conforme con los criterios de actuación política fundamentados en la Doctrina Social de la Iglesia.
    • Que contribuya al desarrollo integral del hombre y a la promoción de la cultura de la solidaridad y
    • Que aporte la novedad de una vida según las Bienaventuranzas
Siguió a la ponencia un interesante coloquio con el ponente y el trabajo por grupos en torno a diversas cuestiones planteadas por el: 1) Destacar las afirmaciones fundamentales de la ponencia, 2) ¿Cómo conjugar la unidad de la fe y comunión  eclesial con la libertad de compromiso en el ámbito de la presencia pública y 3) ¿Es útil y posible promover compromisos  unitarios de presencia pública por parte de las asociaciones del Foro?

Tras una pausa para la comida se celebró una mesa redonda en la que representantes de cuatro Asociaciones expusieron sus experiencias en el tema que nos ocupaba de la presencia pública. D. Julián Vara, por la Asociación Católica de Propagandistas, D. Angel Mel Ortega por Comunión y Liberación, Dª. Inmaculada Franco por Profesionales Cristianos y Dª Ana Alvarez de Lara por Manos Unidas hicieron una exposición realmente interesante de la labor realizada por sus respectivas Asociaciones, dando pie a continuación a un, no menos interesante, turno de intervenciones por parte de los asistentes, poniéndose de manifiesto, una vez más, la gran diversidad de pareceres y opiniones que enriquece al Foro de Laicos, donde todas tienen lugar para expresarse.

En la clausura del Encuentro, Juan José, el Presidente,  nos animó a seguir haciendo del Foro de Laicos un lugar de encuentro y comunión donde cada día nos conozcamos más, para así poder seguir trabajando por anunciar a Jesucristo y colaborar en la construcción del Reino de Dios. La diversidad de carismas existentes en el Foro, que es una riqueza, nos exige profundizar en la escucha y el diálogo entre nosotros, a fin de colaborar en que la Iglesia sea casa y escuela de comunión, como pedía Juan Pablo II. Necesidad de diálogo profundo entre nosotros y necesidad también de diálogo con el mundo. Agradeció la presencia de todos y como siempre la entrega e ilusión de Carmen Bermejo en la preparación del Encuentro.

Finalizó el día con la Eucaristía presidida por D. José Varas, sacerdote de la diócesis de Madrid, muy vinculado al Movimiento de los Focolares, al que muchos ya habíamos tenido la oportunidad de conocer en otros encuentros. En su homilía nos habló sobre el Buen Pastor y nos hizo pensar que también nosotros, padres y madres de familia, educadores, laicos responsables del Foro, debemos sentir el profundo gozo y la gran responsabilidad  de transparentar siempre en nuestros servicios a Jesús, Buen Pastor.

Broche de oro este compartir el Cuerpo y la Sangre de Cristo para un día que estuvo lleno de vida compartida, de opiniones contrastadas, de esfuerzos por conocernos y querernos más y mejor.